Anteproyecto de Ley Marco de Cambio Climático: ¿Y la acción cuándo?

Hace ya varios días, el Ministerio de Medio Ambiente inició el proceso de consulta pública del Anteproyecto de Ley Marco de Cambio Climático, el cual contiene 26 páginas que hacen un recorrido -bastante general- de una institucionalidad frente al cambio climático.

Lo primero del anteproyecto es presentar al Ministerio de Medio Ambiente como la autoridad técnico-normativa en temas de cambio climático, pero ¿Qué significa esto específicamente? Básicamente velar por el cumplimiento de los acuerdos internacionales (El de París, por ejemplo), elaborar la Estrategia Climática de Largo Plazo, elaborar la Contribución Nacional Determinada (NDC, por sus siglas en inglés y que vendrían siendo los compromisos para limitar el aumento de la temperatura del planeta), elaborar los instrumentos de gestión del cambio climático y coordinar su implementación, requerir avances sobre planes sectoriales de mitigación y adaptación, pedir-registrar-administrar la información sobre emisión y/o absorción de los Gases de Efecto Invernadero, promover la investigación científica, la educación y el involucramiento del sector productivo, administrar el Sistema Nacional de Inventarios de Gases de Efecto Invernadero, administrar el Sistema Nacional de Prospectiva y monitorear la implementación la Estrategia Climática de Largo Plazo, la NDC y los planes sectoriales.

El anteproyecto crea, también, un comité asesor científico, conformado por 9 científicas/os con -al menos- 10 años de experiencia académica en materia de cambio climático, donde -al menos- 3 deben ser de regiones diferente a la Metropolitana. Estos serán nombrados por el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, sesionarán -al menos- trimestralmente y sus miembros cumplirán las funciones ad honorem. Ah, y por cierto, durarán 3 años en sus cargos.

Entre los organismos que colaborarán en la gestión del cambio climático están los Órganos de la Administración del Estado, quienes tendrán que incorporar consideraciones de cambio climático en sus políticas, un equipo técnico interministerial, comités regionales para el cambio climático y Municipalidades.

La meta de la ley es alcanzar la carbono neutralidad al 2050. La neutralidad de las emisiones de carbono se refiere a la siguiente ecuación:

Emisiones de CO2 – Absorción de CO2 = 0


Y, en palabras, significa que todo lo que emitimos debe ser absorbido por alguien. ¿Quién es ese alguien? Los bosques o el océano (sumideros de carbono por excelencia). El anteproyecto explicita que la meta puede incrementarse, es decir, podemos adelantar el 2050 a solicitud del Presidente.

La Estrategia Climática de Largo Plazo es el instrumento que usará Chile para definir los lineamientos en un horizonte de 30 años para el cumplimiento de los objetivos (mencionados en la ley).

La Contribución Nacional Determinada contiene los compromisos del país ante la comunidad internacional para mitigar la emisión de gases de efecto invernadero e implementar medidas de adaptación, con un horizonte de 10 años. Este incluirá: contexto nacional sobre el balance de gases de efecto invernadero, metas nacionales de mitigación (% de reducción de emisiones y % aumento de sumideros), metas nacionales de adaptación y la información necesaria para dar cumplimiento de los acuerdos internacionales.

Los Planes Sectoriales de Mitigación establecen medidas y acciones para cumplir la reducción de emisiones asignada por la Estrategia Climática de Largo Plazo. Involucra al:
– Ministerio de Energía: disminución del consumo de combustibles fósiles para la generación de energía, aumento de la eficiencia energética y promoción de las energías renovables.
– Ministerio de Transporte: disminución del consumo de combustibles fósiles, eficiencia en el transporte y transporte sustentable.
– Ministerio de Minería: disminución del consumo de combustibles fósiles, eficiencia energética y disminución de consumo de gases refrigerantes.
– Ministerio de Salud: ídem a lo anterior, sumándole manejo de residuos y economía circular.
– Ministerio de Agricultura: a lo de Minería se le agrega manejo forestal y prácticas agropecuarias sustentables, reducción de emisiones por fertilizantes y ganadería, y acumulación de carbono en el suelo.
– Ministerio de Vivienda y Urbanismo: disminución del consumo de combustibles fósiles y eficiencia energética.

Los Planes Sectoriales de Adaptación al Cambio Climático son un conjunto de acciones y medidas para lograr la adaptación en los sectores de mayor vulnerabilidad. Incluye: biodiversidad, recursos hídricos, infraestructura, salud, minería, energía, silvoagropecuario, pesca y acuicultura, ciudades, turismo y borde costero, cada uno a cargo de un ministerio.

El Reporte de Acción Nacional de Cambio Climático contiene las políticas, planes, programas, acciones y medidas con el fin de monitorear e informar de los avances en adaptación, mitigación, medios de implementación y gestión regional, a través de una actualización cada 5 años.

El anteproyecto incluye planes regionales y de transferencia de tecnología, además del fortalecimiento de capacidades como investigación, conocimiento de la ciudadanía e intercambio de experiencias.

En cuanto al financiamiento, el Ministerio de Hacienda tiene como misión elaborar una Estrategia Nacional Financiera frente al Cambio Climático, orientando las contribuciones del sector público y privado hacia una economía baja en carbono. Esta contará con recomendaciones al sector financiero a partir de estándares internacionales. Tendrá vigencia de 10 años y será evaluada -al menos- cada 5 años.

Todo lo anterior es lo técnico… Sin embargo, ¿Cuánto de lo anterior será implementado? ¿Quiénes son los grandes olvidados? ¿Existe concordancia entre el anteproyecto y las gestiones del ejecutivo?
Vamos por parte:

En primer lugar, ¿Somos un país realmente ambicioso? La meta de carbono neutralidad al 2050 se queda corta frente a la de otros países, como Uruguay, Noruega (2030) o Finlandia (2035). Y es que Chile, como país sede de la próxima Conferencia de las Partes y como país que cumple 7 de 9 parámetros de vulnerabilidad al cambio climático, debe mostrar (y ejecutar) una ambición climática real. El anteproyecto de ley debería hablar de eliminar el uso de combustibles fósiles, cerrar las termoeléctricas al 2030 y descarbonizar la matriz energética al 2040, que son cuestiones demandadas por la Sociedad Civil por la Acción Climática durante este año.

Por otra parte, ¿Cuáles son los grandes olvidados del anteproyecto? Las energías renovables (tiene 1 mención en el documento), la ganadería (con su impacto directo no solo en el cambio climático, sino que también en el uso de suelo y los recursos hídricos) y transporte (no solo público, sino que también de carga). El término «adaptación» es mencionado 47 veces en el documento, pero en ninguna ocasión se profundiza: ¿Qué pasa con los recursos hídricos? ¿Y con la megasequía que afecta a Chile? ¿Los desastres naturales?

Finalmente, otro punto a analizar, son las incongruencias del ejecutivo. En el anteproyecto menciona avanzar hacia una economía baja en carbono, sin embargo, con el caso de la Mina Invierno han demostrado otra posición. Lo mismo al hablar de los sectores más vulnerables, pero el Gobierno sigue sin firmar el Acuerdo de Escazú.

Porque de qué sirve un anteproyecto de ley, una ley marco o incluso una ley que hable de economía baja en carbono, metas de carbono neutralidad y planes de adaptación, si continúan existiendo zonas de sacrificio, termoeléctricas, metas insuficientes para alcanzar los objetivos y baja (por no decir nula) participación ciudadana vinculante. Es hora no solo de hablar o de cumplir los mínimos estándares frente al cambio climático, es hora que el Gobierno se haga cargo de las necesidades de Chile frente al escenario que vivimos: ser uno de los países más afectados y vulnerables a los efectos del cambio climático.

Necesitamos pasar a la acción, no solo como eslogan del evento del año, sino que a través de mecanismos reales, metas vinculantes y un plan REALMENTE ambicioso. De lo contrario, mejor nos despedimos.

Publicado por Isabella Villanueva

Memorista de Ingeniería Civil Hidráulica, Sanitaria y Ambiental trabajando e investigando en sistemas de tratamientos de aguas residuales con revalorización de recursos y carbono neutral || Actualmente presidenta de la ONG CEUS CHILE que es la red de estudiantes, téncicas/os y profesionales sustentables de Chile ¡Súmate al cambio! Conoce más sobre nuestro proyecto en www.ceuschile.cl || Asesora del IV Congreso Estudiantil Universitario de Sustentabilidad, un espacio único de convergencia de líderes y liderezas sustentables en Chile. ¿Este 2019? "Chile en el Escenario Mundial: de cara a la COP25" || Apasionada por el Desarrollo Sostenible. Siempre en movimiento y constantemente aprendiendo. Fanática del ODS 17: Alianzas para lograr los objetivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *