Refugiados climáticos: ¿Se pueden evitar los desastres naturales?

blog-image

Actualmente vivimos en un mundo donde existen los profesionales, la tecnología e información necesaria para prepararnos en tener una buena capacidad de respuesta frente a los desastres naturales y evitar (en muchas ocasiones) la muerte de innumerables personas; sin embargo, no siempre se disminuye la cantidad refugiados climáticos que precisan de ayuda para migrar a lugares más seguros.

Los Refugiados Climáticos son aquellas personas que se ven obligadas a desplazarse debido a los problemas causados por efectos del clima y desastres ambientales. El aumento generalizado de las temperaturas, la subida del nivel del mar debido al deshielo de los polos, la sequía, las inundaciones o la desertificación son solo algunas de las consecuencias derivadas del cambio climático y obligan a miles de personas a abandonar sus hogares.

Según cifras de la ONU, para el 2050 cerca de 250 millones de personas se verán afectadas por las alteraciones climáticas. Además, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) indica que más de 20 millones de personas ya se encuentran en esta situación en la última década, mientras que la Cruz Roja estima alrededor de los 25 millones de personas.

Este problema, ya alarmante de por sí, tiene una dimensión adicional a tener en cuenta: la segregación socioeconómica. La población que mayormente se ve afectada por las catástrofes es la más vulnerable, aquella que posee los menores ingresos económicos, puesto que las infraestructuras de sus casas suelen ser inestables y escasas; asimismo, algunas suelen encontrarse en las periferias de grandes metrópolis, yaciendo comúnmente en sitios inhóspitos con altos riesgos desastres.

Un párrafo aparte representa el grupo de personas que migra desde sus hogares a otros debido a problemas de sequía e inundación, puesto que estos efectos ponen en aprietos a los agricultores y ganaderos. Según el Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2, en Chile hay 119 comunas decretadas con emergencia agrícola en las regiones de Coquimbo, Valparaíso, Metropolitana, O’Higgins y Maule; y 56 bajo decreto de escasez hídrica, en eslabones más bajos: Coquimbo, Valparaíso y Región Metropolitana.

Por esto, se hace importante que los gobiernos difundan la información y ayuden a todos los grupos de personas que se ven directamente afectados por estos problemas. Los desastres naturales atacan a todas las personas, sin discriminar ni dejar de lado a quienes tienen mejores estatus socioeconómicos. Definitivamente, los desastres atacan y afectan a toda la población, pero es aquella que no posee el conocimiento, las herramientas, la buena infraestructura, quienes viven y alimentan a su familia con sus huertos y ganados, los que se ven más afectados, porque son ellos quienes no poseen los recursos para poder trasladarse a otra ciudad.

Les compartiré el link de un video de alrededor de 40 minutos, que habla sobre los verdaderos refugiados climáticos. Si bien, se mencionan sólo algunos lugares del mundo, hay varios sitios más que pasan por lo mismo.

Sobre la persona detrás de este artículo:
Katherine Eyzaguirre Bustos, 26 años
En twitter: No uso En instagram: @kathconsciente
Ingeniera ambiental. Creo fielmente en la existencia de un cambio de consciencia en la sociedad, lo que nos permitirá preservar el medio ambiente, a través de nuevos hábitos y acciones adquiridos por cada persona. Las buenas prácticas se repiten, por ello es fundamental enseñarlas y compartirlas con la población, porque a través de una educación consciente se logrará que la cultura del país y global se vuelva más sustentable.